Horarios

Lunes - Viernes, 8:00 AM - 5:00 PM

Contáctanos

+57 3013179017

Correo

info@nyfdecolombia.com

Synertech 35 Años de Experiencia

Entregamos puesto en sus instalaciones y contamos con alianzas tecnicas en tu pais para ofrecerte mantenimiento y garantias rapidas en todos nuestros productos. Tenemos la mejor capacidad operativa para ofrecerte una rapida fabricación y entrega al menor costo.

Estamos en Toda Latinoamérica

  • Colombia: +57 3013179017
  • Chile: +56 9 4434 7465
  • Panamá: +507 6612-2211
  • México: +52 844 122 1949 +52 614 302 0502
  • Guatemala: +502 5946 9192
  • Honduras: +504 27803441
  • Perú: +51 989780851
  • Estados Unidos: +1 813 755 3025
  • Ecuador: +593 985596343
  • Brasil: +55 21 99545 - 3993
  • Republica Dominicana: +1 8496296543

Contáctanos

Somos Fabricantes Directos

Somos Fabricantes directos, con una robusta estructura de servicios hacia nuestros clientes, que permitirán garantizar el éxito de cada proyecto optimizando calidad tiempo y precio con la mejor atención personalizada para los diferentes paises en latinoamerica y norteamerica.

Segmentos de Aguas Residuales Mineras

Plantas para Tratamiento de Aguas Residuales Industriales

Somos fabricantes de equipos y plantas para tratamiento de aguas residuales para: Industria Láctea, industria cárnica, industrias avícolas, industria textil, industria de curtiembres, industrias enlatadoras, industrias bebidas, industria química y farmacéutica, agroindustria, industria agropecuaria, modular compacta con la mayor tecnología biológica, física y química implementada. Incluye Sistema de Flotación DAF Y/O CAF, PERCOLADORES DESCENDENTES POR GOTEO, SBR CON NITRIFICACIÓN POSTANÓXICA, PROCESOS BIOLOGICOS AEROBICOS SOPORTES MBBR, CAVITACIÓN, OXIDACIÓN AVANZADA, OXONIZACIÓN, MICROFILTRACIÓN, ABSORCIÓN, ULTRAFILTRACIÓN, OSMOSIS INVERSA. Entre otros módulos para garantizar tratamiento de aguas residuales con alta complejidad de industrias tales como: Láctea, cárnica, avícola, textil, curtiembres, enlatadoras, bebidas, química y farmacéutica. Nuestra tecnología SBR de nitrificación y desnitrificación biológica continua, ofrece los más altos estandares de calidad y resultados 100% garantizados, se complementa con sistemas de soporte biológico permitiendonos ofrecer a nuestros clientes las unidades PTAR más compactas del mercado.

Sistemas Industriales

Sistemas de Flotación Por Aire Disuelto DAF

DAF El sistema de flotación por aire disuelto para tratamiento de aguas residuales industriales permite eliminar solidos suspendidos grasas, DBO, DQO y todo un sin numero de contaminantes. Son los sistemas más compactos para el tratamiento en aguas residuales industriales.

Ver Sistema Daf
...
Plantas Para Aguas Residuales Compactas Contenerizadas

Nuestras Plantas para el tratamiento de aguas Residuales industriales, cuenta con procesos primarios secundarios y terciarios, con tecnología de punta para garantizar la calidad del agua tratada, apta para vertimiento.

Ver Más

Cribas
Sistemas de Cribado, Tamizado de Aguas Residuales

Somos fabricantes de equipos para pretratamiento como: sistemas de tamizado, sistemas de cribado, cribas estaticas, tamiz estatico, tamiz rotativo, tamiz autolimpiante, cribas autolimpiantes, cribas rotativas, rejas de cribado etc.

Ver Más

...
Decantadores Para Tratamiento de Aguas Residuales

Separan componentes de distinta densidad situándose el más denso en el fondo del decantador y quedando el agua clarificada en la superficie. Los sistemas coagulantes y floculantes favorece el proceso de decantación.

Ver Más

...
Filtros Multimedia Industriales Aguas Residuales

Nuestros filtros multimedia industriales de agua se construyen en acero al carbón, acero inoxidable, fibra de vidrio, tienen una amplia gama de aplicaciones como: verticales y/o horizontales. Desde la remoción de coloides en el agua, turbiedad.

Ver Más

...
Sistemas Compactos de Oxidación Avanzada

Este proceso consiste en la destrucción de contaminantes en un medio líquido mediante la interacción de la radiación solar ultravioleta y catalizadores específicos, como el dióxido de titanio, zinc o cobre, con el objetivo de formar radicales hidroxilo.

Ver Más

...
Sistemas Compactos De Tratamiento Biologico

Nuestro portafolio de productos y servicios, abarca todos los equipos, bioreactores o sistemas para tratamiento de aguas residuales: Filtro Biologico Percolador de Lodos Activados, Sistema Biologico Aerobico por Lecho Fijo Sumergido Fbr, reactores mbbr etc.

Ver Más

...
Sistema Para Lavado de Ruedas

Synertech ofrece una completa gama de equipos para la lavado de ruedas en obra de mineria, vehículos industriales, vehiculos de transporte de desechos, lavado de llantas, maquinaria de construccion lavado de ruedas, lavado de maquinaria pesada.

Ver Más

...
Tornillo Para Prensado de Lodos

Somos una compañía con más de 30 años de experiencia, dedicada a la fabricación e implementación de equipos de tratamiento de lodos, sistemas de tratamiento de lodos, equipos para tratamiento de lodos, con la finalidad de tratar y recuperar el agua de cualquier tipo.

Ver Más

...
Tratamiento de Lodos en Aguas Residuales

Somos una compañía con más de 30 años de experiencia, dedicada a la fabricación e implementación de equipos de tratamiento de aguas residuales industriales, sistemas industriales para el tratamiento de lodos.

Ver Más

1450

Proyectos Exitosos

25

Agentes Internacionales

15

Distribuidores en Latinoamerica

20

Paises de Cobertura
Tecnologías para el tratamiento de aguas industriales

TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES EN LA INDUSTRIA

Las aguas residuales industriales se generan como consecuencia de la actividad industrial. La diversidad de las aguas residuales industriales puede ser muy grande (aguas de proceso, limpieza, refrigeración, etc.), ya que pueden contener contaminantes de naturaleza muy diferente. La mayor parte de los procesos industriales utilizan el agua de una u otra manera. Este agua, una vez ha sido utilizada, debe ser tratada antes de ser vertida con independencia de si se devuelve al medio natural o de si se vierte a la red de saneamiento. En el primer caso, el tratamiento debe ser el suficiente para que el vertido no cause ningún impacto ambiental en el medio receptor; y, si se vierte a la red pública de saneamiento, la composición de las aguas residuales debe cumplir con todos los parámetros físicos y químicos de la normativa vigente. Existe una tercera opción para las aguas residuales industriales ya depuradas: la reutilización. Puesto que el agua es un recurso natural que no debe ser malgastado, la alternativa más sostenible consiste en el tratamiento del agua residual hasta conseguir que su calidad sea compatible con su reutilización en el proceso. La normativa en materia ambiental, cada vez más exigente, lleva a que en muchos casos la reutilización sea la opción más competitiva.

En Synertech trabajamos para optimizar el uso del agua en la industria, fomentando su reutilización tras los procesos productivos gracias al uso de tecnologías de vertido cero, siempre que estas sean viables desde un punto de vista económico y medioambiental. Cuando un vertido cero no es posible, aplicamos los tratamientos necesarios para su adecuación a los límites de vertido establecidos por ley con el fin de evitar sanciones o u otras consecuencias de grave repercusión económicas, sociales y de pérdida de imagen. El tratamiento de las aguas residuales industriales, además de permitir cumplir con la legislación ambiental vigente, ofrece un gran valor añadido para aquellas empresas responsables y sensibilizadas con el medio ambiente.

Tipos de aguas residuales industriales:

Las aguas residuales industriales pueden presentar una amplia variedad de características físicas y químicas y dependen en gran medida del proceso industrial que las produce. Así, de forma muy general, se pueden clasificar las aguas residuales industriales en los siguientes tipos:

  • Aguas con materia orgánica biodegradable.
  • Aguas con materia orgánica no biodegradable.
  • Aguas con aceites y grasas.
  • Aguas con metales pesados.
  • Aguas salinas o salmueras.
  • Residuos industriales líquidos.

Sectores y aplicaciones

El tratamiento de aguas residuales industriales es necesario en todas aquellas actividades en las que se generan aguas residuales y esta necesidad afecta transversalmente a la mayoría de sectores. A continuación, se relacionan los sectores más relevantes a la hora de generar aguas residuales industriales o residuos líquidos, los procesos en los que se generan y las técnicas más efectivas en cada caso:

  • Industria alimentaria: Dentro del sector de la industria alimentaria, se encuentran numerosos procesos productivos que generan aguas residuales, como es el caso de los mataderos, salazones y conservas de pescado, secaderos de jamón y embutidos, aceitunas y encurtidos, zumos de frutas, aperitivos de patata, conservas de vegetales y frutas, lácteos y derivados, bodegas de vino y cava, aceites, grasas y derivados y elaboración de bebidas entre otros muchos.Las aguas generadas en estos procesos generalmente tienen un elevado contenido de materia biodegradable y, en muchos casos, una elevada concentración de sales. Esto conlleva que, de forma general, las aplicaciones más competitivas sean los procesos biológicos y la evaporación al vacío.
  • Generación de energía: En este sector se generan efluentes en los procesos de desulfuración, en las purgas de aguas boradas y en las purgas de turbina, entre otros. Los tratamientos más indicados serán los de carácter físico-químico.
  • Gestión de residuos: Los efluentes más característicos de las plantas de gestión de residuos son los que tienen naturaleza ácida, o alcalina, los que contienen aceites y grasas, disolventes usados y salmueras entre otros. Las opciones de tratamiento más eficaces serán la depuración físico-química y la evaporación al vacío.
  • Verteros de residuos sólidos urbanos: En los vertederos de residuos sólidos urbanos se generan lixiviados, de composición muy compleja, y que son tratados mediante evaporación al vacío para transformarlos en agua y un residuo sólido.
  • Industria química y farmacéutica: La industria química se caracteriza por generar aguas residuales industriales de naturaleza muy diferentes por la variedad de procesos químicos que emplean (productos químicos básicos, colorantes y pigmentos, abonos y fertilizantes, pesticidas y agroquímicos, pinturas, barnices y revestimientos, productos farmacéuticos, productos cosméticos y perfumes, aceites esenciales y jabones, detergentes y productos de limpieza entre otros muchos).Para la depuración de esta variedad tan amplia de aguas residuales se requieren prácticamente la totalidad de tratamientos disponibles, en función de la tipología de las aguas, unos son más competitivos en relación a los otros, pero al final todos acaban siendo óptimos en algún caso.
  • Industria textil: En la industria textil se generan aguas residuales con materia orgánica, sólidos en suspensión y color. En función de la actividad textil, las aguas residuales pueden llegar a contener elevadas cargas de contaminantes.
  • Plantas de producción de energía y sector del petróleo y del gas: Las principales aguas residuales generadas en este sector son fluidos de perforación, salmueras, aguas de flotación y concentración y efluentes de lavadores de gases.
  • Industria metalúrgica y de tratamiento de superficies: La industria metalúrgica y de tratamiento de superficies genera una gran variedad de aguas residuales industriales. Las más habituales son emulsiones aceitosas, baños agotados de pretratamiento a pintura, baños agotados galvanoplastia y tratamientos de superficies, aguas de ensayos no destructivos con líquidos penetrantes, lavadoras y líneas de desengrase, purgas de compresores, aguas de cabina de pintura líquida y disolventes de limpieza entre otras.
  • Industria del vidrio y de la cerámica: En este tipo de industria es frecuente la producción de aguas de lavado de reactores de fabricación, salmueras y aguas salinas.

Características

Por qué Elegirnos

Somos Fabricantes de Nuestros Equipos
Calidad y Servicio y Garantia de los Proyectos
Seguimiento Personal de Los Proyectos
Ingenieros Altamente Calificados
Implementamos Innovación, Tecnologia e Ingenieria
Asesores Capacitados con Alta Experiencia

35 Años de Experiencia

Nuestras Habilidades

35 Años de Experiencia

Somos una compañía con más de 35 años de experiencia, dedicada a la fabricación e implementación de sistemas para tratamiento y almacenamiento de aguas residuales, agua potable, industriales, mineria y petroleo, desde pequeños hasta grandes volumenes, Contamos con experiencia en: Colombia, Ecuador, Perú, Panamá, Honduras, México, Guatemala, Republica Dominicana, El Salvador, Chile, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Nicaragua. Con la finalidad de tratar y recuperar el agua de cualquier tipo, nuestro portafolio de productos y servicios, abarca todas las áreas: comerciales, domesticas, industriales, mineras, municipales entre otras.

Experiencia
100%
Maquinaria
90%
Ingenieria
93%
Diseño
98%
Clientes Satisfechos
95%
Testimonial
Testimonial
Testimonial
Testimonial
Testimonial
Ing. Jesus D' Lima
Ingeniero Civil

Director de Ventas

Ing. Tania Betancourt
Ingeniera Ambiental

Consultora de Proyectos

Ing. Alejandra Vélez
Ingeniera Industrial

Consultora de Proyectos

Ing. Claudia Lizarazo
Ingeniera Industrial

Consultora de Proyectos

Ing. Yulitza Peña
Administradora de Negocios Internacionales

Consultora de Proyectos

Contacto

Contáctanos


Preguntas relacionadas


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Panama


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Ecuador


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Honduras


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Peru


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Chile


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Republica Dominicana


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Brasil


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Mexico


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

Costa Rica


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

El tratamiento de aguas residuales o depuración de aguas residuales consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que tienen como fin eliminar los contaminantes presentes en el agua, efluente del uso humano o de otros usos. La solución más extendida para el control de la contaminación por aguas residuales, es tratarlas en plantas donde se hace la mayor parte del proceso de separación de los contaminantes, dejando así una pequeña parte que completará la naturaleza en el cuerpo receptor. Para ello, el nivel de tratamiento requerido está en función de la capacidad de autopurificación natural del cuerpo receptor. A la vez, la capacidad de auto purificación natural es función, principalmente, del caudal del cuerpo receptor, de su contenido en oxígeno, y de su capacidad para reoxigenarse. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de las aguas residuales, es producir un efluente reutilizable en el ambiente y un residuo sólido o fango (también llamado biosólido o lodo) convenientes para su disposición o reutilización. Las aguas residuales se generan en residencias, instituciones y locales comerciales, industriales o agrícolas. Estas pueden tratarse en el sitio donde se generan (por ejemplo, fosas sépticas u otros medios de depuración) o bien pueden ser recogidas y llevadas mediante una red de tuberías –y eventualmente bombas– a una planta de tratamiento municipal. Los esfuerzos para recoger y tratar las aguas residuales domésticas de la descarga habitualmente están sujetos a regulaciones y normas locales, estatales y federales (regulaciones y controles). A menudo ciertos contaminantes de origen industrial presentes en las aguas residuales requieren procesos de tratamiento especializado. El tratamiento de aguas residuales comienza por la separación física de sólidos grandes (basura) de la corriente de las mismas, empleando un sistema de rejillas (mallas), aunque, también, dichos desechos, pueden ser triturados por equipos especiales; posteriormente se aplica un desarenado (separación de sólidos pequeños muy densos como la arena) seguido de una sedimentación primaria (o tratamiento similar) que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. Para eliminar metales disueltos se utilizan reacciones de precipitación, que se utilizan para eliminar plomo y fósforo, principalmente. A continuación, sigue la conversión progresiva de la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas, generalmente presentes en estas aguas. Una vez que se separa la masa biológica (proceso llamado sedimentación secundaria), el agua tratada puede experimentar procesos adicionales (tratamiento terciario) como desinfección, filtración, etc. El efluente final puede ser descargado o reintroducido de nuevo en una masa de agua natural (corriente, río o bahía) u otro ambiente (terreno superficial, subsuelo, etc).

United States of America (USA)


Una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR realiza la limpieza del agua usada y las aguas residuales para que pueda ser devuelto de forma segura a nuestro medio ambiente. Eliminar los sólidos, desde plásticos, trapos y vísceras hasta arena y partículas más pequeñas que se encuentran en las aguas residuales.

Es un sistema considerado de alta eficiencia para diferentes tipos de agua residual muy importante en la remoción de solidos en la etapa preliminar del tratamiento, en especial para separación de solidos sedimentables y suspendidos, aceite grasas e hidrocarburos.

Existen diferentes tipos de tecnologías de filtración para el tratamiento de aguas residuales, siendo las siguientes las más utilizadas para el tratamiento de efluentes: Osmosis inversa. Ultrafiltración. Nanofiltración. Membranas cerámicas. Luz ultravioleta.

Existen principalmente 3 tipos de tratamiento de aguas residuales: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario, algunos consideran un cuarto tipo antes del tratamiento primario: Tratamiento preliminar.

Por ejemplo, pueden contener cantidades apreciables de nitrógeno, fósforo, cloruros, susfatos,…o incluso metales pesados como arsénico, cadmio, cromo, mercurio, plomo, zinc, También cantidades de bacterias como coliformes, salmonellas, virus, Sin olvidarnos de los principales parámetros, como el ph, la materia orgánica DQO y DBO, el nitrógeno, el fósforo y los nitritos. La importancia de una correcta identificación del residuo, y más todavía, del destino donde pueden ir estas aguas es crítico.

Las sustancias químicas dependen de los sólidos tanto en suspensión como en solución presentes en el agua, estos sólidos se pueden clasificar en dos grupos: inorgánicos y orgánicos.

Las características físicas más importantes del agua residual son el contenido total de sólidos, término que engloba la materia en suspensión, la materia sedimentable, la materia coloidal y la materia disuelta. Otras características físicas importantes son el olor, la temperatura, la densidad, el color y la turbiedad.

Wastewater treatment or wastewater purification consists of a series of physical, chemical and biological processes whose purpose is to eliminate contaminants present in water, effluent from human use or from other uses. The most widespread solution for the control of wastewater pollution is to treat it in plants where most of the pollutant separation process is done, thus leaving a small part that will complete nature in the receiving body. For this, the level of treatment required is a function of the natural self-purification capacity of the receiving body. At the same time, the capacity for natural self-purification is a function, mainly, of the flow rate of the receiving body, its oxygen content, and its ability to reoxygenate itself. Therefore, the objective of wastewater treatment is to produce a reusable effluent in the environment and a solid residue or sludge (also called biosolid or sludge) suitable for disposal or reuse. Wastewater is generated in residences, institutions and commercial, industrial or agricultural premises. These can be treated at the site where they are generated (for example, septic tanks or other means of purification) or they can be collected and taken through a network of pipes –and eventually pumps– to a municipal treatment plant. Efforts to collect and treat domestic wastewater from discharge are typically subject to local, state, and federal regulations and standards (regulations and controls). Often certain pollutants of industrial origin present in wastewater require specialized treatment processes. Wastewater treatment begins with the physical separation of large solids (garbage) from its current, using a system of grids (meshes), although said waste can also be crushed by special equipment; Subsequently, sand removal is applied (separation of small, very dense solids such as sand) followed by primary sedimentation (or similar treatment) that separates the suspended solids existing in the residual water. To eliminate dissolved metals, precipitation reactions are used, which are used to eliminate lead and phosphorus, mainly. This is followed by the progressive conversion of the dissolved biological matter into a solid biological mass using suitable bacteria, generally present in these waters. Once the biological mass is separated (a process called secondary sedimentation), the treated water can undergo additional processes (tertiary treatment) such as disinfection, filtration, etc. The final effluent may be discharged or reintroduced back into a natural water body (stream, river, or bay) or other environment (surface ground, subsoil, etc).

SynerTech En línea

minimize
Conectando con el asesor del area seleccionada...
Escribiendo ...